Encontraron restos de un gliptodonte en el río: ¿Qué hacer ante estos hallazgos?

Día atrás se hizo viral una noticia sobre restos del caparazón de un gliptodonte que fueron hallados en la ribera del río Cuarto. Ante esta situación, docentes e investigadores del Departamento de Geología reiteraron la necesidad de crear un Museo de Ciencias Naturales con profesionales que se ocupen de actuar en estas ocasiones y preservar los elementos encontrados.

El doctor en Ciencias Geológicas Fernando Cañas, docente investigador del Departamento de Geología de la Facultad de Ciencias Exactas, confirmó que los restos encontrados días atrás corresponden a un gliptodonte, es decir, un mamífero que vivió hace miles de años. Aseguró que es común que se encuentren este tipo de restos en la zona y agregó que los por lo general corresponden a especies que habitaron estas tierras entre 5.000 y hasta unos 8.000 o 10.000 años atrás.

“Junto a otras especies, los gliptodontes eran parte de una gran megafauna que habitó durante el Cuaternario esta región y que incluye hasta mastodontes que eran similares a elefantes, megaterios, tigres dientes de sable, una fauna verdaderamente diversa y rica”, contó el profesor de Paleontología.

También señaló que constantemente están apareciendo restos de estas especies en la barranca del río después de las crecientes o en zonas cercanas cuando se realizan excavaciones para alguna obra.

“Siempre aparecen cosas nuevas, ya sea en las barrancas o en el mismo lecho del río”, señaló el investigador, quien  recordó que tiempo atrás habían podido retirar la mandíbula de un mastodonte, que luego fue requerida en la ciudad de Córdoba con el objeto de realizar una réplica en yeso y que hasta la actualidad permanece en esa ciudad.

¿Por qué un Museo de Ciencias Naturales?

Por tales motivos, Cañas consideró importante la necesidad de que Río Cuarto cuente con su propio Museo de Ciencias Naturales.

En este sentido, sostuvo que “uno de los problemas que tenemos es que ante estos hallazgos, que en su mayoría son fortuitos, la gente no sabe cómo actuar o no hay un punto de referencia a dónde dirigirse como ocurriría, por ejemplo, si hubiera un Museo de Ciencias Naturales, el cual sería un lugar donde la gente naturalmente podría dar aviso sobre estos eventos”.

Por otro lado, señaló que el Museo contaría con gente especializada para realizar la extracción cada vez que se encuentre algún resto óseo. “La gente no sabe cómo proceder y no tiene por qué tener formación, pero para eso debería haber un museo con profesionales”, reiteró.

Recordó que esta idea de crear un Museo de Ciencias Naturales la vienen manifestando desde hace tiempo. “Junto al profesor Marcelo Fagiano y becarios como Cardetti, Lucía Cattana y una cantidad de gente que ha trabajado con nosotros en proyectos de extensión hemos impulsado siempre esta idea de crear un Museo de Ciencias Naturales en Río Cuarto, ya sea universitario o uno que articularan entre Municipalidad, Provincia y Universidad”, relató.

Una muestra local para construir identidad

El doctor en Ciencias Geológicas, Marcelo Fagiano, contó que a través de un proyecto de extensión lograron armar una muestra de restos fósiles que se transformó en un espacio permanente del Museo Histórico Regional de Río Cuarto.

Recordó que este trabajo fue realizado por un grupo de docentes, alumnos y becarios de Exactas, al que luego se sumaron docentes de la Facultad de Humanas. “Ese proyecto de extensión se cristalizó en una muestra con restos fósiles que en un principio iba a ser temporaria y actualmente esa exposición es permanente”, agregó.

Marcelo Fagiano remarcó que tener un Museo de Ciencias Naturales también contribuye a generar identidad y tener una representación de lo que fue el pasado en la tierra que diariamente transitamos.

En esta línea, remarcó el valor de la muestra de restos fósiles que generaron a partir del proyecto de extensión. “Llevamos a la ciudad una cantidad de restos fósiles, pero más allá de eso, una propuesta sobre cómo construimos nuestra identidad, cómo sabemos de nuestro pasado, cómo lo conocemos y cómo comenzamos a construir un imaginario subjetivo”, afirmó.

“Somos de esta región y de pronto no conocemos lo que ocurría hace 8.000 o 10.000 años atrás. Para dar un ejemplo, tenemos la referencia del tigre diente de sable por la película «La era del hielo» de Disney y no sabemos que acá en nuestra región había esa fauna. También podríamos pensar que tiempo atrás había mastodontes semejantes a elefantes caminando por el río Chocancharava”, relató el geólogo para graficar la importancia de conocer sobre lo que pasó en estos territorios que hoy habitamos.

Por lo tanto, consideró que un Museo de Ciencias Naturales en Río Cuarto “permitiría tener un entramado institucional en donde se pueda realizar acciones para contar con muestras permanentes con la idea de los centros culturales actuales, en donde no solamente vas a ver una vitrina con un determinado material expuesto, sino que hay toda una serie de actividades que van nutriendo esa manera de acercarse a conocer nuestro territorio”.

Por último, remarcó que los Museos de Ciencias Naturales “son espacios muy importantes y atractivos para despertar la curiosidad o vocaciones científicas en las infancias”. “Esperemos que en algún momento confluyan las voluntades  de quienes están en gestión para que eso se pueda materializar”, concluyó el geólogo de Exactas.

Check Also

«Exactas a la carta» llegó con sus propuestas a la provincia de San Luis

Estudiantes de nivel secundario de la Escuela N° 409 Granadero Marcelino Rodríguez de la localidad …