Docente de Exactas recibirá el Premio “María Cristina Giordano 2021” por su aporte a la Química

El doctor Darío Falcone, docente investigador del Departamento de Química de la Facultad de Ciencias Exactas, Físico-Químicas y Naturales fue elegido por la Asociación Argentina de Investigaciones en Fisicoquímicas (AAIFQ) para ser galardonado con el Premio «María Cristina Giordano 2021».

El científico local recibirá esta distinción en reconocimiento a “su producción científica, el nivel académico alcanzado, la independencia temática y la construcción de líneas de investigación propias que se plasman en la formación de recursos humanos de alto nivel”

El profesor e investigador de la UNRC Darío Falcone, quien fuera distinguido por la Academia Nacional de Ciencia en 2016 y con el Premio “Doctor Eduardo Gros 2019” por su destacada contribución al conocimiento científico en el área de la química, ahora fue galardonado con el Premio “María Cristina Giordano 2021”, que otorga la Asociación Argentina de Investigaciones Fisicoquímicas (AAIFQ).

Este premio, instituido en memoria de la Profesora Cristina Giordano, se otorga cada dos años a científicos talentosos de la Argentina, de hasta 47 años de edad, que se hayan destacado por su labor en la investigación, particularmente en la formación de nuevos grupos o áreas de investigación.

La premiación que recibirá el doctor Falcone consiste en un Diploma de Honor y Medalla y será en el marco del XXII Congreso Argentino de Fisicoquímica y Química Inorgánica, que se realizará en la ciudad de La Plata, en modalidad virtual, desde el 19 de este mes, día en el cual este reconocido científico riocuartense ofrecerá una disertación sobre el estado y perspectivas de su trabajo de investigación, entre las 11.30 y las 12.30, por la plataforma Webex Cisco.

Un jurado, integrado por prestigiosos intelectuales, de la talla de Miguel A. Blesa, Alberto Caparelli, Horacio Corti, Galo Soler Illia y Alejandro Vila, dictaminó que el doctor Darío Falcone, junto con el doctor Marcelo M. Mariscal, de la Universidad Nacional de Córdoba, quien también fue premiado por la AAIFQ en esta oportunidad, “se destacan por su producción científica, el nivel académico alcanzado, la independencia temática y la construcción de líneas de investigación propias que se plasman en la formación de recursos humanos de alto nivel”.

Una carrera sin contratiempos

El doctor Falcone egresó en 1998 de la Universidad Nacional de Río Cuarto con el título de Licenciado en Química. En 2004, alcanzó en esta casa de estudios el grado de Doctor en Ciencias Químicas. Realizó su tesis doctoral sobre el tema “Estudios fisicoquímico-orgánicos en soluciones organizadas. Micelas inversas y microemulsiones no-acuosas”.

Entre 2004 y 2006, llevó a cabo estudios posdoctorales en el Department of Chemistry, Imperial College (Londres, Inglaterra) bajo la supervisión del profesor Tom Welton, en el tema: Nucleophilic substitution processes in room-temperature ionic liquids. Estas áreas de investigación fueron la base para sus estudios en la UNRC a partir de 2006.

Sus actividades de investigación continuaron en el Grupo de Sistemas Organizados (GSO) del Departamento de Química (UNRC) y abordan temáticas relacionadas al estudio de sistemas organizados, en particular micelas inversas y vesículas. Ha desarrollado investigaciones en sistemas no acuosos, en particular líquidos iónicos. En los últimos años, ha orientado sus investigaciones vinculadas a temas de agroindustria. Ha sido propuesto (aún sin nombramiento oficial) como vicedirector del Instituto de doble dependencia recientemente creado entre el CONICET y la Universidad Nacional de Río Cuarto, denominado “Instituto para el Desarrollo Agroindustrial y de la Salud (IDAS)”.

Actualmente, es Investigador Principal del CONICET, organismo al que ingresó en 2006. En su carrera ha publicado 78 artículos originales en revistas con arbitraje internacional. Un número importante de estos trabajos los realizó en coautoría con el doctor Mariano Correa y la doctora Juana J. Chiesa, quien fuera directora de su tesis doctoral. Desde 2016, el doctor Falcone ha publicado 41 trabajos, en 14 de los cuales es autor correspondiente. Registra en Scopus más de 1.500 citaciones. En los últimos años, se interesó por orientar las líneas de investigación hacia otras áreas, que podrían considerarse como fisicoquímica aplicada a la ciencia de los alimentos. Asimismo, se ocupa de manera permanente a la formación de recursos humanos. Dirigió varias tesis doctorales y postdoctorales.

Este destacado investigador local, de 45 años, casado y con dos hijos y el mayor de cuatro hermanos de una familia de trabajadores, es el tercer investigador de la UNRC que recibe el Premio “María Cristina Giordano”. Antes lo obtuvieron los doctores César Barbero y Mariano Correa, en 2007 y 2015, respectivamente.

En su corta, pero prolífica carrera científica, el doctor Falcone fue distinguido en 2016 con el Premio “Ranwel Caputto”, de la Academia Nacional de Ciencias, otorgado al investigador joven, y en 2019, por sus aportes a la Química Orgánica, recibió el máximo reconocimiento que entrega la Sociedad Argentina de Investigación en Química Orgánica: el Premio “Doctor Eduardo Gros”.

Una nueva línea de trabajo en la UNRC

Darío Falcone, tras regresar de su postdoctorado en Inglaterra, inauguró en la Universidad Nacional de Río Cuarto una nueva línea de trabajo que combinó los conocimientos producidos en esta casa de estudios sobre sistemas organizados y los que trajo del Viejo Continente vinculados con los líquidos iónicos.

“Durante el Doctorado trabajé sobre sistemas organizados, particularmente en lo que respecta a micelas inversas. Son sistemas que se forman cuando se disuelve detergente en un solvente que no es agua”, señaló. “Para que se entienda, sería algo así como lo inverso que sucede cuando alguien disuelve jabón en agua. Cuando esto ocurre, se forma lo que se conoce como micelas directas. Es cuando las grasas se disuelven y por eso uno se puede lavar las manos. Al combinar detergente y agua se forma un sistema que disuelve las grasas”, precisó el científico premiado. Lo opuesto a eso que expliqué serían las micelas inversas. Para formarlas se utiliza un tipo especial de detergente y un solvente que es completamente insoluble en agua, pero permite disolver agua dentro de este tipo de sistemas”.

Estos sistemas permiten, por ejemplo, generar distintos tipos de reacciones en su interior, encapsular enzimas o realizar la síntesis de nanomateriales. Precisó el doctor Falcone: “Estamos hablando de sistemas que tienen el tamaño de 1 millón de veces más pequeños que un milímetro. Dicho de otra manera, estos sistemas permiten construir materiales de ese tamaño”.

“Controlar la formación de materiales de tamaño microscópico tiene un valor muy significativo para la nanotecnología. Todo lo que sea de escala nanométrica hoy en día tiene muchas aplicaciones”, destacó Falcone.

En Inglaterra, este investigador universitario realizó un posdoctorado donde trabajó con sistemas completamente diferentes, conocidos como líquidos iónicos. Comentó: “Son sales que permanecen en estado líquido a temperatura ambiente. Su enorme potencial radica en que no se evaporan, por lo tanto no contaminan el ambiente. Así, tienen una gran variedad de aplicaciones químicas que resultan inofensivas para el medio ambiente. Este no es un logro menor, ya que la mayoría de los solventes químicos son volátiles, con resultados contaminantes, un problema que se acentúa mucho más cuando estamos frente a volúmenes industriales”.

Durante su posdoctorado, Falcone armó y manipuló ese tipo de sistemas. Explicó: “En Argentina logré generar una nueva temática de investigación a partir de lo que sabíamos sobre sistemas organizados y todo lo que yo había podido aprender en Inglaterra sobre líquidos iónicos”. Y agregó: “Podríamos decir que el trabajo que estoy haciendo aquí en la Universidad Nacional de Río Cuarto tiene que ver con sistemas organizados alternativos, que nos permiten obtener micelas inversas sin utilizar solventes volátiles, o generar vesículas no tradicionales como transportadoras de fármacos. El objetivo final de nuestro trabajo sería poder desarrollar en el futuro materiales que sean fáciles de armar, de bajo costo y que no contaminen”.

Quién fue María Cristina Giordano

La doctora María Cristina Giordano fue una pionera y propulsora de la Fisicoquímica en Córdoba. En su corta vida, generó un gran número de discípulos en el área que hoy desarrollan sus actividades en el país y en el extranjero. Su sello de mujer y científica dejó una marca, no sólo para sus discípulos directos, sino también para una vasta familia de investigadores que supieron nutrirse de su increíble fortaleza y forma de trabajo incansable.

Fuente: Prensa UNRC

Check Also

Continúa la entrega barbijos y alcohol sanitizante: conocé los días y horarios

La Secretaría Técnica de la Facultad de Ciencias Exactas, Físico-Químicas y Naturales informa que durante …